Atravesando los Andes fueguinos en 4x4

Bosques densos, espejos de agua majestuosos y barrancos son algunos de los paisajes que se recorren en esta travesía que ofrece el Fin del Mundo, y que se corona con un buen almuerzo en un cálido refugio fueguino.

Las últimas estribaciones de la Cordillera de los Andes atraviesan Tierra del Fuego de oeste a este, mostrando cambios de paisaje tanto al norte como al sur de la isla. Cruzarla es una experiencia formidable -la única que atraviesa este accidente geográfico sin pasar la frontera-, y en vehículos todo terreno es una propuesta que permite descubrir los magníficos paisajes de la tierra más austral, recorriendo caminos apenas accesibles y transitables.

Desde las alturas del paso Garibaldi (a 450 msnm), parada obligada a la mitad del cruce cordillerano, se despliega frente a los ojos del viajero el espléndido lago Escondido y, por detrás, la cabecera este del lago Fagnano, que corre paralelo a los Andes de la provincia. El vehículo 4x4 se abre paso en la densidad del bosque utilizando antiguas sendas forestales, atravesando ríos y barrancos de increíble pendiente. El viento se siente, despierta y remarca la historia de quienes ya pasaron por aquí. La sensación de estar viviendo la naturaleza más extrema es indescriptible y aumenta la adrenalina, que se equilibra con la tranquilidad que provoca el paisaje.

Finalmente, la aventura se celebra con un delicioso almuerzo con brindis incluido. En un cálido refugio a orillas del lago Fagnano, las copas de un buen vino argentino chocan con alegría rompiendo el silencio del lugar y flota en el aire la unión y satisfacción por haber alcanzado la meta. Cuando se apagan las voces, sólo queda el sonido de un pájaro carpintero que trabaja, la música del agua corriendo en el gran espejo de agua y las copas de los árboles que se mecen por el viento.

Estos parajes naturales reciben visitantes todo el año. En verano predomina el verde y las flores de la zona, y el invierno regala una postal gloriosa que los más aventureros también querrán experimentar. Los colores ocres en otoño, los aromas del bosque y los altos precipicios del paso Garibaldi, al que se accede por caminos zigzagueantes, conforman una excursión en el Fin del Mundo que quedará grabada en el espíritu de cada aventurero.

 

A Tierra del Fuego se llega en avión al aeropuerto Internacional Malvinas Argentinas, a 3 kilómetros de la ciudad de Ushuaia, o al de la ciudad de Río Grande, a 5 kilómetros. También en ómnibus o en auto, por la Ruta Nacional Nº3.

  • Ver Mapa

Experiencias Relacionadas