Avistaje de aves: espectáculo de cantos y colores

La ribera profunda y el verde monte son hogar de más de 400 especies de aves, que se pueden avistar en todas las ecorregiones del Chaco para sentirse testigo privilegiado de la naturaleza.

Afuera todavía está oscuro. Con una lista y una guía de aves en mano, cámara de fotos, binoculares y los sentidos despiertos, los viajeros salen y van hasta el primer sendero, donde se instalan a la espera del amanecer, ansiosos por ver las más de 400 aves que los motivaron a venir hasta el Chaco húmedo.

Así comienzan las excursiones de avistaje en la provincia. Ni bien asoman los rayos del sol, se escuchan los cantos iniciales y se perciben movimientos en las copas de los árboles.

El primero en aparecer es un “caraú”, muy visto en esta zona. Sin notarlo, el tiempo pasa, las hojas del anotador se van llenando con información de aves nuevas y la memoria de la cámara se ve colmada de imágenes notables.

Nadie se salva de emocionarse por el privilegio de estar en un área protegida que rebosa de vida todo el año y de ser testigos de la cotidianeidad del monte y la selva de ribera.

Chororó, Pepitero Gris, Frutero Cabeza Negra, Piojito Trinador, Corbatita Overo, Milano Boreal, Capuchino Canela; cada uno va repasando lo visto en el camino de vuelta, aunque siempre quedan algunos sin identificar. No es mayor problema, porque durante el almuerzo la charla entre compañeros de excursión ayuda a descubrir cuáles eran las especies que faltaban. En total, algunos suman hasta cuarenta nuevos registros y más de quinientas fotos.

Al terminar el día, realmente exhaustos, pero con la satisfacción de haber aportado nuevos registros, el grupo decide el próximo desafío: conocer el Chaco seco y las aves que habitan en él.

En toda la provincia existen diversos escenarios para realizar avistajes, uno de los más importantes es el Parque Nacional Chaco, con más de 15 mil hectáreas, donde pueden verse más de 350 especies de las que habitan en la región chaqueña. Hay, además, estancias y reservas naturales donde constantemente se registran ejemplares de gran dificultad.

 

A la provincia de Chaco se llega en avión, al Aeropuerto Internacional Resistencia, en ómnibus o en auto, por la Ruta nacional Nº 11y la ruta nacional Nº 16.

  • Ver Mapa

Experiencias Relacionadas