Brillos puntanos en los caminos del oro

Minas abandonadas, ríos en los que se buscaban pepitas y grutas históricas ayudan a armar el rompecabezas del pasado de San Luis.

La posibilidad de ingresar a antiguas minas de oro no se da todos los días. Tampoco la experiencia de buscar ese metal precioso en el río amarillo o visitar la gruta de Inti Huasi, donde el hombre vivía hace 8 mil años atrás. Todo eso se vive en la Ruta del Oro, en la provincia de San Luis.

Los viajeros llegan con actitud aventurera y se disponen a descubrir sensaciones desconocidas en el corredor, que abarca desde la localidad de Trapiche, pasando por Valle de Pancanta y La Carolina hasta Cañada Honda. Son lugares donde se entra en contacto con un patrimonio cultural muy valioso constituido y enriquecido en cada época, que reúne paisajes con minería, historia y arquitectura, conformando un combo completo para vivenciar en una escapada.

En esta zona central de las sierras de San Luis se inició la actividad minera, en épocas anteriores a la conquista. Un guía cuenta en plena excursión por una mina que, según los historiadores, los incas dominaron a los habitantes de esta región y hacían trabajar los lavaderos y algunas vetas auríferas, y que el gran auge de la actividad se dio en el siglo XVIII. Los visitantes oyen atentamente y disparan sus cámaras de fotos en medio de la oscuridad; imaginan lo arduo que era trabajar en el lugar y, con botas y cascos puestos, meditan cómo se sentirían los trabajadores de esos espacios tan extraños y encerrados.

En La Carolina, pueblo de una sola calle, casas de adobe y piedra fundado por el Marqués de Sobremonte, se conoce acerca de la vida del siglo XVIII en una caminata bajo el sol en la que nunca falta un perro manso que se cruce en el camino. Aquí se vivió la fiebre del oro y hoy su legado continúa, atrayendo visitantes en la región central de las sierras de la provincia que durante todo el año, y en especial en verano, intentan acercarse a un pasado lleno de historias tan asombrosas como admirables.

 

A San Luis se llega en avión, al aeropuerto Brigadier Mayor César R. Ojeda o a sus otros aeropuertos provinciales; en ómnibus o en auto, por la ruta nacional Nº 20, la ruta nacional Nº 146, la ruta nacional Nº 148 y la ruta nacional Nº 7. A Villa Mercedes se llega por las rutas nacionales Nº 7 y Nº 8.

  • Ver Mapa