Vivir la previa desde temprano, ver un partido de fútbol, gritar un gol desde la popular y bailar en un festival de rock junto a miles de personas. Todo eso se experimenta en la gran urbe del “cada día te quiero más”.

Hay una magia que se contagia cuando se forma parte de la masa humana. En un concierto, un espectáculo deportivo o un festival la diversión y la sensación de libertad se encienden y la emoción está a flor de piel. La ciudad de Buenos Aires concentra la mayor oferta en eventos de este tipo durante todo el año y es la Capital Cultural de Latinoamérica; por eso, artistas de nivel nacional e internacional la eligen para recalar en sus giras al igual que los partidos de hockey, polo o rugby, tenis y, por supuesto, fútbol.

En cada uno de ellos se dan momentos únicos e irrepetibles. Los viajeros que van a ir a un recital o un súper clásico hacen la previa desde que se despiertan y se preparan escuchando la radio o la música de su artista favorito. Llegar a la zona del evento es otro momento emocionante, la atmósfera se siente varias cuadras alrededor. La cola para ingresar avanza de a miles, los vendedores ofrecen suvenires alusivos, cada persona chequea no haber olvidado la entrada y, por fin, se pasa la puerta, se busca la ubicación y se respira profundo: ya se está adentro, como parte de un público feliz que espera lo mismo.

Las hinchadas entonan los típicos cantitos y todo es efervescencia hasta que salgan los equipos y el piso empiece a temblar. Ni que hablar si un jugador hace un gol, estalla la hinchada en gritos y los abrazos se suceden inmersos en un clima insuperable.

En los conciertos todos bailan y cantan al unísono, aflora la emoción cuando suena el hit y se intenta hacerle sentir al artista en el escenario toda la admiración mediante aplausos y coreando cada estribillo. Dicen por ahí que el público argentino es el mejor del mundo. No se sabe si es cierto, pero se puede intentar demostrarlo haciendo gala de toda nuestra idiosincrasia popular.

 

A la Ciudad de Buenos Aires se llega en avión, al aeroparque Jorge Newbery, en ómnibus o en auto, por las Rutas Nacionales 3, 5, 7, 8 y 9.

  • Ver Mapa
  • Eventos

Experiencias Relacionadas