Carnaval correntino, un mundo de sensaciones

Con comparsas, teatralizaciones, trajes a puro brillo y música toda la noche, los carnavales de la provincia ofrecen diversión garantizada, entre días de playa y el clima tropical del litoral.

En los meses previos al carnaval un sonido de tambores y samba copa las calles de Corrientes. La percusión se siente y la música va inundando cada rincón de las ciudades marcando la previa de lo que se viene. En pleno verano, la fiesta estalla de colores y ritmos para que locales y viajeros disfruten al máximo.

El aire de carnaval refleja el trabajo de todo el año. Los integrantes de las comparsas bordan los trajes en sus casas, en julio ya comienzan a practicar y es un regocijo entre amigos e incluso familias enteras que comparten el construir esta fiesta.

Cada carnaval de la provincia tiene su propia identidad, invitando a distintos destinos donde bailar y divertirse. El de Mercedes maravilla con el lujo en la confección de sus trajes; los rasgos brasileros son la característica de la costa del Uruguay, y en los de la costa del Paraná se disfruta la identidad de la región. Eso sí, en todos hay algo que se vive por igual: el color de las plumas y el brillo de piedras y cristales que van desfilando ante los ojos atentos de los visitantes, mientras se dejan llevar por largas horas de baile y alegría.

Corrientes Capital cobija el encanto de la historia. Aquí se iniciaron los primeros carnavales de comparsas del país, y si bien el hábito se trasladó más tarde al resto de la provincia y de la Argentina, este rincón del litoral tiene años de experiencia que brillan durante los desfiles. Un show único se da en la ciudad capitalina, donde cada compañía teatraliza en una puesta esplendorosa la temática de ese año.

Los viajeros se compenetran rápidamente. Algunos eligen su comparsa favorita, otros se pliegan a los cantos y, de repente, las hinchadas tiran espuma al aire desde la tribuna. La samba inunda el ambiente, los tambores no tienen respiro y este disfrute lleno de diversión se esparce en el clima tropical de las nochecitas de la provincia.

La experiencia del carnaval se inicia en el disfrute de días de sol y playa o en esperar, con familia o con amigos, para admirar un magnífico atardecer. Entre risas, se acerca la noche y con ella la emoción de este evento multitudinario. Entonces sí, todos avanzan hacia los corsódromos llevando sus trajes y no queda más que entregarse a la fiesta. Desde fines de enero hasta principios de febrero, la Capital Nacional del Carnaval se viste de gala y espera a visitantes en rincones de la provincia como Ituzaingo, Mercedes, Santo Tomé, Goya, Bella Vista, Esquina, Monte Caseros, Curuzú Cuatiá y Corrientes Capital.

 

A Corrientes se llega en avión, al aeropuerto Doctor Fernando Piragine, o vía Chaco, al aeropuerto Resistencia (a 17 kilómetros de Corriente por autopistas), por el Puente General Belgrano. También en ómnibus o en auto, por la Ruta 1, 16 y 14.

  • Ver Mapa