Los encantos de esta pintoresca ciudad con vista a los cerros fusionan historia con atractivos culturales y patrimonio, y se disfrutan entre empanadas y vinos locales en peñas folklóricas con su gente cálida.

Colonial, creció al abrigo de los cerros y es un orgullo su riqueza arquitectónica. Tiene para ofrecer los placeres de su cocina y sus vinos, pero también los sonidos alegres de un pueblo musical y grandes tesoros arqueológicos, como los tres niños incas momificados mejor conservados, encontrados en el volcán Llullaillaco. Los caminos de Salta son un recorrido por la historia.

Basta con dejar la valija y arrancar una caminata por el casco histórico de la ciudad, uno de los mejor conservados del país. Allí están el Cabildo en su estado original, el MAAM (Museo de Arqueología Alta Montaña) y la riqueza de la arquitectura colonial. Hay mucho para mirar y también por hacer para quien acepta tentarse con los sabores y las tradiciones, los mercados y las coloridas artesanías.

Habrá que hacer una lista para no olvidar nada. Pasear por los parques y espacios verdes con propuestas para toda la familia, practicar deportes, subir en teleférico hasta la cima del cerro San Bernardo para apreciar la vista panorámica, conocer el parque del Bicentenario y elegir en el Mercado Artesanal si comprar un pulóver de alpaca o una cesta, algo de cuero, un tejido o una olla de cerámica.

El circuito que revive la historia del general Martín Miguel de Güemes y su gesta es una buena manera de abarcar parte del pasado de la provincia y del país, y se corona viendo un cambio de guardia frente al Cabildo.

Durante todo el año, la noche lleva a probar exquisitas empanadas y vino en alguna peña y disfrutar de folklore en vivo para inspirarse con la magia de cantores y poetas. Será buen momento para entablar relación con los cálidos salteños y escuchar su tonada característica en un bar o en una sala de teatro independiente o, al aire libre, en algún ciclo cultural en la calle Balcarce. Todo en una de las ciudades elegidas por las revistas internacionales de viajes como una de las más lindas del mundo para vivir por su tradición, su historia, las pintorescas fachadas y las fantásticas vistas a los cerros.

 

A la provincia de Salta se llega en avión al aeropuerto Martín Miguel de Güemes, en micro o en auto, por las rutas nacionales Nº 68, 34, 9 y 40.

  • Ver Mapa