Dos ciudades que reúnen

Teatro El Círculo

Hoteles y centros para eventos hacen de Rosario y Santa Fe dos metrópolis especiales donde realizar encuentros de negocios, estudio e incentivo. Festivales, torneos deportivos y ferias tienen lugar en este punto del país.

De lunes a viernes las ciudades de Santa Fe y Rosario se convierten en mecas corporativas y de estudios. Miles de personas intercambian conocimientos, realizan posgrados, cierran negocios, dan y escuchan conferencias. Es que las dos urbes están dentro de los diez primeros lugares del ranking de la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA) y sus hoteles, salones y tecnología combinan a la perfección con la naturaleza y la oferta gastronómica que ofrecen ambas metrópolis.

Con dos burós de eventos, estas ciudades resultan amenas para organizar encuentros. El marco natural del río complementado con la infraestructura recibe a hombres y mujeres de todo el país que disertan, debaten con pasión, charlan y disfrutan de las bondades de la provincia.

Las amplias posibilidades de acceso a Santa Fe y a Rosario facilitan las llegadas y la tecnología acompaña cualquier proyecto que se desee realizar. Hay hoteles de lujo y boutiques, centros de convenciones y cabañas equipadas. Visitantes llegan a ferias de hobbistas en las que despliegan toda su pasión, festivales en los que se reúnen cientos de expositores de diversos temas y viajes de incentivos en grupo, en los que la superación personal, el aprendizaje y la diversión van de la mano.

Los fanáticos del deporte también encuentran en partidos de fútbol y diversos torneos la excusa para una escapada por estos pagos y lo mismo sucede con conciertos y manifestaciones culturales. Rosario es un ícono cultural en el país por los artistas que nacieron allí y aún virtuosos internacionales eligen a esta ciudad como punto ineludible en sus giras por la Argentina.

Dos días son suficientes para un panorama de la ciudad y vale la pena quedarse más para aprovechar y conocer la provincia que todo el año abre las puertas a eventos. Para completar el combo hay excelentes spa y espacios para el relax, gastronomía de autor, regional, tradicional y moderna, centros donde hacer compras, librerías y, por supuesto, el magnífico paisaje de la costa ribereña donde respirar aire puro.

 

A Santa Fe se llega en avión, al aeropuerto Islas Malvinas o al Sauce Viejo (a 15 kilómetros de Santa Fe de la Vera Cruz). También en ómnibus o en auto, por la ruta nacionales Nº 11, la Nº 33 y la Nº 34.

 

  • Ver Mapa