El esplendor del Predelta

El Parque Nacional cercano a la ciudad de Diamante recibe a los viajeros con todo el esplendor del río Paraná. Flora, fauna, montes y humedales conforman un paraíso que se disfruta entre senderos y orillas calmas.

Los viajeros se relajan tomando un mate frente al río Paraná y meditan en medio de la naturaleza que da forma al paisaje. El agua arrastra y deposita sedimentos, principalmente andinos, que dan origen a las islas, y así se constituye un ecosistema complejo y dinámico sujeto a pulsos de inundaciones periódicas. Ríos, riachos, arroyos y lagunas de la provincia de Entre Ríos enmarcan el verde de las islas y dan forma al Parque Nacional Predelta.

La flora y la fauna viaja desde la zona subtropical hacia la templada valiéndose del río como corredor y el clima permite el desarrollo de especies típicas de la selva. Los viajeros aprenden todo esto con la ayuda de un guardaparques y de a poco comienzan a diferenciar tres sectores: los bordes altos o albardones, el declive hacia el interior o media loma y la parte central, baja e inundable. Bosques de timbó blanco -árbol característico de los montes ribereños- y laureles se distinguen sobre los albardones; el ceibo aporta el rojo de sus flores, el sauce criollo sus esbeltas ramas y el pacará su corpulencia, ante los ojos maravillados de los peregrinos que respiran el oxígeno puro de la zona. La conexión con la naturaleza crece al máximo en este entorno único y la paz se alcanza apenas al llegar, llenando de tranquilidad a las familias, los grupos y los viajeros solitarios que recorren los senderos.

El Parque Nacional ubicado en el municipio de Diamante abarca una parte de la ecorregión del delta y de las islas del río Paraná, dentro de los valles de inundación de los cursos medios de este afluente y el Paraguay. Pajonales, lagunas y montes son hogar de aves y animales que dejan huella y la sensación de libertad se percibe entre el aroma a la vegetación de los humedales.

Hay quienes pasan el día y quienes eligen quedarse a dormir en el camping agreste. Disfrutar de un fogón en el Paraje La Jaula es una experiencia tan revitalizante como quedarse a ver el cielo estrellado, cediendo a la aventura. Cada detalle colabora a llenar a de magia este paraíso.

 

A Entre Ríos se llega en avión al aeropuerto General Urquiza; en ómnibus o en auto, por la Ruta 39, 127, 12 y 14. No hay transporte público entre la ciudad de Diamante y el Parque Nacional.

  • Ver Mapa

Experiencias Relacionadas