Formosa, en busca del pez plateado

La pesca litoraleña por los riachos formoseños está llena de calma y serenidad. Conexión con la naturaleza y desafío deportivo conviven entre la vegetación tan densa como encantadora.

La canoa se desliza lentamente por el manto de agua. Sólo se escucha a la orquesta de la naturaleza en la que cada instrumento aporta lo suyo: las aves cantan y se comunican, el zumbido de un insecto pasa y se aleja, el río choca contra la embarcación emitiendo un sonido que seda. La calma de Formosa invita a pescar.

Adentrarse en los caminos profundos donde los riachos zigzaguean entre los verdes de la vegetación y la armonía del entorno es una aventura relajante y mágica. Durante todo el año, pero especialmente de abril a septiembre, en la zona del río Paraguay la corvina es el pez anhelado y para atraparlo se necesita paciencia. Por suerte, siempre están los lugareños que comparten su sabiduría con los viajeros, que atentos se prestan a aprender los secretos necesarios para lograr el tan ansiado pique.

La pesca a remo es un arte en el litoral y hay que aprender a dominarlo con serenidad. La presa plateada baila en el río pero no hay por qué apurarse, lo importante es disfrutarlo mientras todo eso ocurre, un deleite sagrado para los amantes de este deporte milenario.

En plena aventura, los viajeros rompen el agua en surcos con la ayuda del remo y se dejan salpicar por el agua; el paisaje se disfruta entre mates y charlas hasta que por fin se pesca un buen ejemplar. Ya en tierra firme, a cielo abierto, en el camping o en la parrilla de la cabaña donde se hospedan, los visitantes se dan el gusto de cocinar la presa y degustarla junto a sus seres queridos en un banquete inmerso en la naturaleza. Si no se tuvo suerte, de todos modos abunda en la zona la gastronomía local basada en corvina que tienta a cualquiera para darse un banquete y, a la mañana siguiente, se volverá a embarcar, tantos días como sea necesario hasta alcanzar la meta.

 

A Formosa se llega en avión, al aeropuerto El Pucú, en ómnibus o en auto, por la Ruta 11, 3 y 81.

  • Ver Mapa