Formosa, un paseo por el paraíso de las aves

Una paleta de colores y sonidos se despliega en Formosa, donde viven más de 600 especies de pájaros en un edén de esteros, bañados y palmares.

Tucanes, un grupo de urracas, un tangará, un martín pescador. En Formosa, las aves andan por todos lados disfrutando de un ecosistema paradisíaco que les brinda excelentes condiciones para vivir. Es el reino de ellas, y los viajeros llegan respetuosamente a observarlas y admirarlas en medio de un paisaje tropical que impresiona.

La observación de aves en las áreas protegidas de la provincia es una de las mejores maneras de conectarse con la naturaleza del litoral. Basta con llegar a Formosa y emprender excursiones cerca de la ciudad, donde se encuentra a más del 50 por ciento de las especies aladas presentes en el país. Seiscientos tipos de pájaros que vuelan libremente ante los ojos curiosos. Los especialistas con sus potentes cámaras de fotos hacen lo imposible con paciencia para eternizarlas en imágenes, mientras que los novatos aprenden a reconocerlas y se maravillan con sus colores y los múltiples sonidos que emiten.

Entre los esbeltos palmares, en medio de los kilométricos humedales, en los esteros, entre los pastos, en los ríos y los bañados, las aves desfilan sin saberlo e ignorando a los observadores. Y todo el año es posible verlas, especialmente en verano o después de las lluvias que hacen brillar al paisaje. La emoción se completa junto a la comunidad de la zona y los pueblos originarios en particular, que valoran a estos animales de su entorno y les rinden homenaje, plasmándolos en preciosos trabajos artesanales.

En coherencia con los cuidados de las reservas, las posibilidades de hospedaje están dadas por refugios ecológicos o zonas de acampe, que además permiten amanecer en el mismo escenario donde transcurrirán las aventuras del viaje durante los cuatro a ocho días que idealmente dure la travesía.

Negro como el ébano y con su cola amarilla en contraste, un boyero yapú pasa y se posa sobre una rama como si no existieran los visitantes con sus cámaras. La gente se mantiene en silencio como ante un cuadro de museo. Es arte vivo en nuestro litoral.

 

A Formosa se llega en avión, al aeropuerto El Pucú, en ómnibus o en auto, por la Ruta 11, 3 y 81.

 

  • Ver Mapa