Huella Andina en Neuquén: un sendero, infinitas sensaciones

Flora y fauna autóctonas se admiran en este camino que recorre casi 300 kilómetros de la provincia en contacto con comunidades de la zona, parques nacionales y paisajes increíbles llenos de mitos y leyendas.

Levantarse temprano, con el fresco matutino de la cordillera, desayunar algo calentito con un pan casero mientras se prepara la mochila con lo necesario para disfrutar del recorrido planeado. Dar aviso al guardaparque más cercano y ponerse en marcha para recorrer los caminos que otros trazaron, tratando de no dejar rastros. Se trata de La Huella Andina, un sendero de 577 kilómetros de extensión que une las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut; en Neuquén va de Villa Pehuenia a Villa La Angostura, pasando por Junín de los Andes, San Martín de los Andes y Villa Traful, y atravesando los Parques Nacionales Lanín, Nahuel Huapi y Arrayanes. Son 23 etapas de un total de 294 kilómetros en la provincia; es decir, más de la mitad de la travesía.

Todos respiran el aire puro y disfrutan del lugar, el silencio acompaña y sólo se interrumpe por el canto de los rayaditos, cabecitas negras y colibríes que, junto con el sonido de la caída de alguna cascada, acompañan en el camino. Cuando menos se lo espera, un chucao escarba el suelo entre las hojas con su inconfundible pechito amarillo, el “toc toc” sobre un coihue milenario alerta de la presencia de un carpintero gigante y el corazón se agita, no sólo por el ejercicio físico, sino porque se toma consciencia de los lugares mágicos ante los que se está.

Las retinas retienen todo lo que se conoce paso a paso: bosques frondosos, amplios valles, montañas imponentes desde cuyos picos se observa la inmensidad de la cordillera y los lagos de aguas cristalinas. Las irregularidades del terreno producen cansancio, pero el esfuerzo vale la pena.

El rostro marcado por el viento patagónico de algún poblador rural recibe apaciblemente en su casa, donde el aroma inconfundible de las tortas fritas avisa que se viene un rico y calentito mate. Generaciones y generaciones de estos habitantes originarios hacen que durante el paseo se encuentre el sentimiento de la cultura mapuche. Con sus canciones, mitos, leyendas, artesanías y hasta alguna receta casera, las comunidades amables invitan a disfrutar con ellos sus experiencias de vida, que llenan los corazones.

Falta poco para regresar y compartir la experiencia con otros, y los viajeros comienzan a darse cuenta de que en cada minuto que pasa se sienten vivos y agradecidos por la inmensidad de la Patagonia. Es un encuentro con la naturaleza y con ellos mismos.

 

Desde Neuquén, Aeropuerto Presidente Perón, 9 kilómetros de Neuquén Capital.

San Martín de los Andes:

Aeropuerto Chapelco Aviador Carlos Campos, a 22 kilómetros del casco urbano de San Martín de los Andes; en ómnibus o en auto, por la ruta 40, 22, y 234.

Villa La Angostura:
Aeropuerto Internacional San Carlos de Bariloche, Tte. Luis Candelaria, a 80 kilómetros de Villa La Angostura.

En bus desde cualquier punto del país o en auto, por las rutas nacionales  22,40, 237 y 231.

  • Ver Mapa