Huella serrana, caminando el cielo cordobés

Travesías a pie o a caballo permiten descubrir los puntos más remotos de las sierras cordobesas hasta llegar al "techo de la provincia": el cerro Champaquí. Asados, guitarreadas y el vuelo de los cóndores coronan la aventura.

El auto va por la ruta a apenas 300 msnm. De repente, sube una cuesta y vuelve a bajar rodeado de un contraste pleno entre el verde de las sierras y el celeste del cielo. Los desniveles son únicos en Córdoba y así se llega a los 3000 msnm en apenas 60 kilómetros contenidos por la naturaleza.

Carlos Paz, Mina Clavero, La Cumbrecita, La Cumbre, Capilla del Monte… hay muchos puntos donde el turismo activo tienta a los amantes de las aventuras y ofrece desconexión total.  Una posibilidad es comenzar por la Huella Serrana en las regiones de Punilla, Calamuchita y Traslasierra. En esos lugares está asegurada la suba de adrenalina a través de avistajes de flora y fauna, senderismo, paseos en bicicleta y otras experiencias inmersas en el aire más puro.

Un punto interesante para los viajeros es Pampa de Achala, una especie de laboratorio de la evolución de la vida. Aquí se ven en su esplendor la fauna y la flora distintiva de la región, con animales y plantas únicos a nivel mundial y donde vuela libremente el 40 por ciento de la avifauna nacional. Es emocionante permanecer en silencio a la espera de alguna aparición y la alegría es total cuando se dejan ver los dos emblemas de la zona: el halcón peregrino –el ave más veloz del mundo- y el elegante y sublime cóndor, que al extender sus alas deja a todos maravillados. El contexto de tabaquillo vuelve muy pintoresco el panorama, así que dan ganas de quedarse y así se decide. Nunca faltan la amabilidad cordobesa y algún refugio donde cobijarse. Siempre hay alguien que lleva fernet o un termo de agua caliente y es entonces cuando la alegría copa el lugar, entre guitarreadas y baile, sea con folklore o rock nacional.

“Bravo Champaquí, de tu trono azul, robaré la estrella del amanecer, y en tu altar beberé el agua cumbreña de tu lago gris. Viejo Champaquí, padre mineral, tata cordobés”, reza la zamba Cerro Azul que le regala su letra al rey de la provincia. Después de conocerlo, no volveremos a escucharla sin emocionarnos. Es que dicen que los fines de semana largos también son una fiesta en el Champaquí, ubicado en Calamuchita, así que hay que estar a la altura de las circunstancias. Una subida a este cerro, cuyas primeras sílabas, “champa”, significan “porción de pasto” en la lengua originaria de los comechingones, permite nada menos que alcanzar el "techo de la provincia" y es emocionante saber que esta cumbre en esta zona, la más alta de las sierras, es donde nacen todos los ríos que siguen su curso en Córdoba. La panorámica es increíble y, por supuesto, no falta donde refrescarse.

El paisaje serrano invita a practicar senderismo, cabalgatas e incluso pesca en algunas regiones. Las travesías, breves o extensas, contactan con los sonidos de la naturaleza, las rocas tapizadas por líquenes, llanuras de altura y hasta desiertos de piedras.

El famoso y místico Cerro Uritorco, en Capilla del Monte, premia el esfuerzo con una panorámica impresionante. El Macizo Los Gigantes, en Punilla, sorprende con su belleza y las posibilidades de escalada tanto como el Parque Nacional Quebrada del Condorito, y en Traslasierra encantan a los viajeros Villa Yacanto y Mina Clavero.

Hay excursiones extremas para hacer en un día y otras que ofrecen la posibilidad de alojarse en refugios perdiendo la noción del tiempo entre las nubes. Hay paseos de ida y vuelta en la misma jornada o extensas veladas de fogones, asados de cordero y chivos a la parrilla. Hay vistas impresionantes de puntos como el lago Embalse Río Tercero y el Dique Los Molinos, y siempre llegan con la emoción del desafío cumplido, entre sonrisas, abrazos y fotos para el recuerdo. Los guías de la zona acompañan con su conocimiento e historias a cuestas, y los hospedajes esperan a los visitantes cansados con camas mullidas para un merecido descanso, el broche de oro de un sinfín de experiencias inolvidables.

 

A la Ciudad de Córdoba se llega en avión al aeropuerto Ingeniero Ambrosio Taravella; en ómnibus o en auto, por la Ruta 9.

  • Ver Mapa