Jujuy, un descanso natural

Una escapada a las Termas de Reyes es sinónimo de relax absoluto. En medio de una imponente quebrada las piscinas de aguas termales aportan todo lo necesario para conectarse con la naturaleza y la paz.

El disfrutar de este paraíso no es algo exclusivamente actual, ya que los monarcas incas llegaban a este lugar en busca de la salud y el bienestar que brindan las cálidas aguas compuestas de sales minerales, que hacen de este rincón jujeño un sitio ideal para desconectarse de la rutina y encontrarse a uno mismo, en plena naturaleza y con total tranquilidad.

Las Termas de Reyes se ubican a 19 kilómetros de San Salvador de Jujuy y prometen un seguro descanso en cualquier estación del año, cada uno con su particular tonalidad y clima. El escenario de los cerros que rodean las termas es otro gran componente que ayuda a la desconexión, y destacan el verde y el rojo arcilloso en verano, en contraste con el blanco de ocasionales nevadas en invierno.

Tal escenografía de película invita a turnar el relax con caminatas o cabalgatas, a disfrutar de la cocina gourmet y a volver a sumergirse en una piscina individual de aguas termales para distender el cuerpo un poco más, a la vez que un masaje energizante, con el sonido de la naturaleza como fondo, resulta perfecto para ceder al ritmo de la zona. Como alternativa, vale considerar una escapada al Parque Provincial “Potrero de Yala” para una jornada de pesca en las lagunas de la zona o un paseo en bicicleta, que garantizan la mezcla perfecta entre la aventura y el relax.

En las termas hay un hotel spa (que aplica una política para menores) y cabañas donde alojarse, y también están como opciones de alojamiento y servicios la ciudad de San Salvador de Jujuy o el pueblo de Yala, a 5 kilómetros, que cuenta con cabañas, hosterías y camping. Con tantas posibilidades, el disfrute está asegurado.

 

 

A Jujuy se llega en avión al aeropuerto Gobernador H. Guzmán, en ómnibus o en auto, por la Ruta 34, 40 o la 9.

 

  • Ver Mapa