La Rioja, paisajes intensamente libres

Los apasionados por los deportes extremos encuentran en esta provincia un paraíso lleno de desafíos. Carrovelismo, vuelos en parapente, longboard y escalada son algunas de las actividades a la orden del día por tierra y por aire.

La Rioja luce viento propicio y aptitud para vuelo, superficies planas para el carrovelismo y montañas inmensas ideales para descubrir mediante diferentes travesías. Por todo eso se convirtió en una meca de los deportes extremos y son miles los viajeros que cada año llegan aquí en busca de unas buenas dosis de adrenalina.

Por toda la provincia hay destinos donde despuntar el vicio por sentir vértigo y vivir aventuras. Desde longboard hasta vuelos biplaza en parapente, todos encuentran un episodio a su medida.

La fraternidad que surge es inmediata entre los grupos de aficionados que se reúnen motivados; la población local ofrece servicios con hospitalidad y sabe cuidar el medio ambiente para seguir disfrutando de estos paisajes con el correr de los años. Por aire o por tierra, las posibilidades son variadas y se dan en un entorno silencioso y natural. A medida que se asciende en el paisaje, el ruido de la ciudad desaparece y da lugar a vistas impresionantes desde diversos puntos, naciendo una sensación de libertad absoluta.

La Rioja es el único destino del Norte donde se practica carrovelismo, gracias a que el viento dice presente todos los días; y las asociaciones y federaciones de parapente, prestadores de servicios, escuelas de vuelos y de escalada facilitan que cualquiera dé sus primeros pasos en alguna de estas disciplinas bajo óptimas condiciones de seguridad.

Los recursos se disfrutan y aprovechan con una filosofía de vida ecológica en cualquier momento del año, y entre octubre y noviembre copan la zona los amantes del parapente que quieren aprovechar las condiciones climáticas.

Jóvenes y adultos con buen estado físico se reúnen aquí durante días o una semana entera para practicar hasta el cansancio. Las tribus deportivas valoran la provincia y la viven al máximo, dispuestos a trascender sus metas.

 

A La Rioja se llega en avión, al aeropuerto Cap. Vicente A. Almonacid; en ómnibus o en auto, por las rutas 40, 76, 75, 38, 5, 73, 77, 79 y 141. 

  • Ver Mapa