Parque Nacional El Leoncito, una ventana al universo

Uno de los cielos más diáfanos de Sudamérica está en el contexto natural de la provincia de San Juan junto a Cesco y Casleo, dos observatorios cercanos a la Cordillera de los Andes.

El silencio es casi total, pero un sonido musicaliza el momento. Es el rugido del viento que desde hace siglos moldea con su fuerza el Parque Nacional El Leoncito, en la localidad de Barreal, departamento Calingasta. A 237 kilómetros en dirección noroeste de la ciudad de San Juan, se llega a los observatorios que maravillan a los visitantes: Cesco y Casleo (ambos con hospedaje). Conviene planear la visita con anticipación, porque la capacidad es limitada, y vale la pena.

La astronomía es la piedra preciosa de este lugar, que goza de un cielo diáfano más de doscientos días al año y permite en cualquier momento que los visitantes, sobre todo de septiembre a mayo, aprendan, se asombren y contemplen un espectáculo único de la naturaleza. 

Las características geográficas y climáticas del parque hacen que la ciencia astral se presente aquí de una forma particular. Cualquiera siente que casi toca las estrellas con las manos y aquellos que sepan del cosmos podrán poner en práctica sus conocimientos en un contexto único. El techo del parque son nada menos que las constelaciones; los cráteres de la luna dicen presente y, obnubilados por tanta maravilla, es de esperar que los visitantes pierdan la noción del tiempo y el espacio.

La posibilidad de visitar un observatorio al pie de la Cordillera de los Andes no se da todos los días, pero San Juan es así. Tiene al cerro Mercedario -el pico más alto de la provincia-, con vista al cordón montañoso, tiene un cielo infinito y moderna tecnología para admirar el sistema solar.

Para completar la jornada, una visita al casco antiguo de la estancia en la que paró don José de San Martín, donde también se podrá acampar. Luego, a esperar un rato… si se tiene suerte, quizás se vea una estrella fugaz.           

 

A la provincia de San Juan se llega en avión vía aeropuerto Domingo F. Sarmiento; en ómnibus o en auto, por la Ruta Nacional 40. Al Parque Nacional sólo puede llegarse con vehículo particular o mediante una excursión y se reserva con tiempo, teniendo en cuenta que la capacidad es limitada

  • Ver Mapa

Experiencias Relacionadas