Por los ríos de Córdoba, con los pies descalzos

La temporada estival en las sierras cordobesas propone arena, tierra, verde y aguas cristalinas donde refrescarse. Días enteros de relax en familia o entre amigos se suceden en esta región donde el sol siempre acompaña.

Durante la primavera y el verano, en la provincia de Córdoba no vale mucho la pena ponerse calzado. Es que siempre hay algún río cerca donde refrescar los pies, tomar unos mates, dormir una siesta o pasar una tarde con la familia o amigos. Las sierras en el Corredor sur del río San Antonio son bendecidas cada temporada con la presencia del sol y miles de viajeros disfrutan del clima apacible ideal para el descanso.

Las aguas cristalinas permiten ver el fondo de cada río. Alguno mete el pie tímidamente y la sorpresa siempre es grata: la temperatura es justa para mitigar el calor, y así darse un baño en pleno contacto con la naturaleza. Alrededor todo es verde y musicaliza el canto de los pájaros. Es un momento que eleva el espíritu y, al finalizar el chapuzón, siempre hay alguien que espera con un mate, un libro para leer o una manta donde tirarse a dormir una siesta.

Los paisajes casi no fueron intervenidos por el hombre y eso se nota. Muchos de los ríos son aptos para ir en familia y en algunos destinos se formaron incluso ollas y piletas naturales donde los chicos se meten con total tranquilidad.  La posibilidad de interactuar con el espacio es imperdible y se disfruta con todos los sentidos. Entonces llegan los aromas de las hierbas silvestres, el sonido del agua dejándose llevar por la corriente y la calidez de la arena en los pies. Vendedores locales pasan ofreciendo productos serranos, las guitarras están a la orden del día y alguien por ahí entona unas canciones mientras cae la tarde. El día se vuelve una sucesión de momentos gratos entre picnics, nado y sol.

Una escapada basta para recibir la riqueza de estas tierras que alejan del estrés y energizan para volver, felices, a la rutina. Eso sí, si no decidimos quedarnos…

 

A la ciudad de Córdoba se llega en avión al aeropuerto Ingeniero Ambrosio Taravella; en ómnibus o en auto, por la ruta nacional Nº 9.

  • Ver Mapa

Experiencias Relacionadas