Rosario de la Frontera, termas de relax absoluto

En Rosario de la Frontera, un lujoso hotel del siglo XIX encierra historia en sus paredes e invita al relax con aguas cálidas en un entorno completamente natural.

Sarmiento, Irigoyen, Mitre, Uriburu, Avellaneda, Lola Mora. ¿Qué tienen en común estas figuras de nuestra historia? Todas se hospedaron en Rosario de la Frontera. Más precisamente en el Hotel Termas, nacido allá por 1880 en Salta, y uno de los primeros de la región. Se entiende que lo hayan elegido. Está emplazado en medio de la naturaleza, en una ciudad que tiene nueve manantiales de aguas termales, con una temperatura que va de los 25 a los 99 grados y con profundidades que llegan a los tres mil metros, lo que permite ofrecer siete tipos de baños. Allí, el placer y el relax están asegurados.

Rosario de la Frontera se encuentra a 180 kilómetros al sur de Salta y a 135 de la provincia de Tucumán. El lujoso Hotel Termas se sitúa en un edificio del siglo XIX que recibe haciendo gala de cada uno de sus encantos como en un cuento fantástico y así despliega tanto su mobiliario original como las elegantes tradiciones de antaño.

Estar allí es transportarse en el tiempo. En cualquier época del año se disfruta del relax que generan las aguas de las piletas exteriores e interiores, en especial de marzo a octubre, y también de su gastronomía, su entorno natural y sus cálidas habitaciones.

El calor de las aguas y el aroma a los minerales renuevan la energía de los cuerpos para que vuelvan a casa con mayor bienestar y tranquilidad. Se suman, además, las caminatas por el verde prado y el deporte, ya que hay cancha de golf, de tenis y de bochas.

Es un lugar ideal para ir en pareja, solo o en familia y basta una escapada para vivir la variedad de opciones que ofrece este paraíso. Un suspiro y a regresar. La salud, agradecida.

 

A la provincia de Salta se llega en avión al aeropuerto Martín Miguel de Güemes, en micro o en auto, por las Rutas 68, 34, 9 y 40.

  • Ver Mapa