Ruta de los Siete Lagos, toda la naturaleza en un solo lugar

Uno de los recorridos más emblemáticos de la Argentina es el que transita siete espejos de agua entre San Martín de los Andes y Villa La Angostura. Disfrutá el viaje entre bosques y lagos, con la cordillera enmarcando el paisaje.

La Ruta de los Siete Lagos invita a un paseo con diferentes paradas para observar, sentir y fotografiar los ríos, lagos, lagunas y cascadas de la Patagonia. A través de sus 110 kilómetros, desde San Martín de los Andes hasta Villa La Angostura o viceversa, los viajeros que se embarcan en este camino se maravillan con los lagos Lacar, Machónico, Hermoso, Falkner, Villarino, Escondido, Correntoso, Espejo Grande y Chico, y Nahuel Huapi, todos de aguas cristalinas y cada uno con la impronta de relax y conexión espiritual que proponen tamañas postales de paisajes. Este camino de montaña forma parte de la Ruta 40, que recorre de punta a punta nuestro país a través de más de 5900 kilómetros y permite conocer la pluralidad de culturas y paisajes que conforman la Argentina.

La travesía sumerge en densos bosques de especies autóctonas, algunos parte de los Parques Nacionales Lanín, Nahuel Huapi y Arrayanes. Son espacios de tranquilidad en los que nadie se queda sin respirar aire puro en las diferentes playas del sur neuquino.

Las actividades varían en cada punto y también los lugares donde es posible acampar. En verano, parejas, familias, grupos de amigos y solitarios trotamundos se regocijan con las maravillas cordilleranas. Algunos deciden ir en sus vehículos particulares; otros, en ómnibus o moto; y los más deportistas, en bicicleta o caminando y haciendo dedo. El objetivo común es el disfrute y todos lo alcanzan. Acampar bajo el cielo estrellado, observar el Cerro Buque, custodio del lago Falkner, nadar en las aguas refrescantes, hacer alguna cabalgata o senderismo, leer a orillas del lago, pescar, observar aves o cantar con amigos alrededor de un fogón son algunas de las actividades en las que se sumergen durante horas los visitantes. En medio de esa corriente aparece la conexión con la naturaleza y con uno mismo, cada persona descubre en los bosques y valles una paz a veces desconocida en la vida cotidiana.

Las playas de arena volcánica y tonos grisáceos, el bosque sumamente verde y cada lago con su tonalidad diferente aportan un ingrediente a estos paisajes inmensos que cambian de color con cada estación del año y en cada momento del día. El aroma de las rosas mosquetas y la tierra se fusiona con los cantos de los pájaros, y un chapuzón en las aguas transparentes o una travesía en kayak aportan momentos de película, al igual que una navegación viendo el atardecer compartiendo una picada.

San Martín de los Andes invita a admirar la arquitectura de montaña en la cuenca del lago Lacar rodeada de cerros. Las comunidades mapuches ofrecen diferentes servicios allí, y en el Centro Cultural Mankewe los visitantes aprenden y se contactan con la cultura de esos habitantes originarios. En Villa La Angostura, el paisaje es más boscoso, con un entorno verde y húmedo que cobija hasta la acuarela impresionista de la Selva Triste, ideal para hacer un picnic. Entre estos dos sitios paradisíacos, se suma Villa Traful, aldea de montaña que sorprende con su bosque sumergido, en el que se practica buceo. No hay allí quien no se saque una foto en el Mirador del Viento, tan alto que sus corrientes ascendentes hacen regresar cualquier ramita que se tire, y el lago se aprecia de un verde turquesa muy intenso.

La zona ofrece alojamiento y comida para todos los gustos y bolsillos, y se destaca por la gastronomía gourmet: los frutos rojos, los hongos de pinos y la carne de ciervo, cordero y jabalí se degustan tanto como la trucha y los ahumados. No faltan copas de vino pinot, malbec o merlot y, en invierno, las tradiciones europeas como el goulash y la fondue.

A la noche, los bares de San Martín y Villa La Angostura abren sus puertas para disfrutar de una cerveza artesanal antes de ir a dormir, un genial broche de oro para una jornada de ensueño.

 

Cómo llegar:

Neuquén:

Aeropuerto Juan Domingo Perón, a 6 kilómetros de Neuquén; en ómnibus o en auto, por las rutas 40, 22, 237 y 234.

San Martín de los Andes:

Aeropuerto Chapelco Aviador Carlos Campos, a 22 kilómetros del casco urbano de San

Martín de los Andes; en ómnibus o en auto, por las rutas 40, 22, y 234.

Villa La Angostura:

Aeropuerto Internacional San Carlos de Bariloche, Tte. Luis Candelaria, a 80 kilómetros de Villa La Angostura.

En bus o en auto, por las rutas nacionales 22, 40, 237 y 231.

 

  • Ver Mapa

Experiencias Relacionadas