Salta, aventuras que despiertan los sentidos

Parapente en San Lorenzo

Entre paisajes llenos de historia hay que animarse a volar, ir contra la corriente o seguir las huellas de los gauchos.

Entre altas montañas, valles perdidos y abruptas quebradas los paisajes contrastan con la adrenalina. Las selvas tupidas y los ríos turbulentos presentan tanto desafío como las grandes alturas y los remotos desiertos. La provincia de Salta guarda todas esas opciones para los aventureros.

La diversidad de actividades también maravilla. Hay que optar entre una travesía en kayak, navegaciones a vela, esquí acuático, un recorrido en moto de agua o unas horas de rafting en el Río Juramento y en el Dique Cabra Corral, segundo embalse más importante de la Argentina, donde el nivel de dificultad llega a 3 en diez rápidos, más cinco clase 2.

Durante todo el año y en especial en verano una escapada permite hacer mucho. Los más osados no dudarán en practicar bungee jumping, tirolesa o puenting ante la mirada atenta de los curiosos. Y los que prefieren el aire harán parapente ante impresionantes panorámicas por toda la provincia.

La conexión espiritual y el entretenimiento toman forma terrestre si se emprende un trekking de altura o algo de montañismo para descubrir las cumbres de los Andes. Las bicicletas también tienen sus rutas por las quebradas, las cuestas y los senderos del Parque Nacional Los Cardones, mientras que los desiertos y salares de la puna se cruzan en una travesía 4x4.

Cada postal está atravesada por la historia y las huellas de antiguas civilizaciones. En los santuarios de altura se estarán pisando los mismos lugares donde la cultura inca realizó sus rituales y celebraciones. Y en una cabalgata se sigue la huella que ya supieron marcar con su orgullo los gauchos.

Desafiar a la naturaleza no es fácil. Hay que enfrentarse al agua que salpica, al viento que golpea y el calor del sol en la piel. En misma o mayor proporción se disfruta el olor a tierra mojada y los paisajes imponentes, el placer de pisar diferentes superficies o sentirse suspendido en el aire. Ante tanta inmensidad, de algo no quedan dudas: así sí es un gusto sentirse chiquito.

 

A la provincia de Salta se llega en avión al aeropuerto Martín Miguel de Güemes, en micro o en auto, por las Rutas 68, 34, 9 y 40.

  • Ver Mapa