Salta, cuna de fe

Admirando el patrimonio que cobijan las iglesias, participando de una procesión o mediante una visita guiada, se descubren las más conmovedoras escenas de fe en la provincia de Salta.

La forma en que los salteños viven la fe y la contagian de una manera ferviente da ganas de participar o ser testigo de su devoción. El fenómeno es noble e interesante y une a todos, esparciendo paz y esperanza. Basta con llegar a Salta, decidir por dónde empezar y vivir una escapada conectados con lo más sagrado de la religión católica.

Por el circuito pedestre que recorre seis iglesias o por el Museo de Arte Sacro en el convento de San Francisco se empiezan a palpar diversas formas de plasmar la fe y también se aprende la historia de Salta junto con la religión. La iglesia de San Francisco, por ejemplo, cobija el acta fundacional de la ciudad, y en la catedral descansan los restos del general Martín Miguel de Güemes, prócer de la provincia.

El enriquecimiento espiritual también puede llegar de la mano de las fiestas religiosas que tienen lugar en Salta. La del Señor y la Virgen del Milagro, el 15 de septiembre, es una de las más importantes de la Argentina. Resulta emocionante la peregrinación de los pueblos de la zona bajando hacia la ciudad, y el ritual se repite en cada fiesta patronal. Las ofrendas florales hechas por las familias más tradicionales aportan color y los gauchos siempre están presentes, resguardando la tradición y acompañando a la gente.

También es una belleza cruzarse en el viaje con un “misachico”, procesiones pequeñas en las que se traslada una imagen religiosa de un pueblo a otro o de una casa a la iglesia, siempre acompañada de música. O ir un sábado a rezarle a la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarística de Jesús, conocida popularmente como La Virgen del Cerro, en el santuario del Barrio Tres Cerritos, costumbre que comenzó cuando llegaron mensajes de la virgen y le adjudicaron milagros (en diciembre puede visitarse la fiesta).

Cada iglesia tiene características únicas que la convierten en un gran patrimonio arquitectónico, desde altares revestidos en oro hasta pinturas. Y cada acto guarda una riqueza inigualable, Semana Santa con su vía crucis viviente, la quema de Judas, la procesión de antorchas: cada una es una muestra imborrable de una fe cada vez más fuerte.

 

A la provincia de Salta se llega en avión al aeropuerto Martín Miguel de Güemes, en micro o en auto, por las rutas nacionales Nº 68, Nº 34, Nº 9 y la Nº 40.

  • Ver Mapa