San Salvador de Jujuy, historia en cada paso

Museos, teatros, peñas, restaurantes para todos los gustos y paladares, cerros y naturaleza al alcance de la mano y otros encantos hacen de San Salvador de Jujuy parada obligada de los viajeros y punto de partida hacia cualquiera de los circuitos turísticos de esta provincia norteña.

Por las calles de la ciudad, de veredas angostas, ataviadas por los colores de los lapachos y formadas por una arquitectura de contrastes, los herederos y descendientes de los héroes anónimos de la Guerra de la Independencia (1810-1825) y fieles soldados del Creador de la Bandera intentan seguir sus pasos, no en forma literal, pero sí desde su lugar de custodios de la Bandera Nacional de la Libertad Civil que les legara Belgrano.

La ubicación geográfica de San Salvador de Jujuy o “La Tacita de Plata” –como la llaman- durante los primeros años del Siglo XIX la hizo protagonista principal de la historia que dio origen a la Argentina como país, siendo sus calles y alrededores escenario de múltiples combates y batallas. El recuerdo que mantiene cada uno de sus pobladores la hace muy rica culturalmente, rememorando cada uno de esos acontecimientos históricos, pero, a la vez, viviendo en plenitud un presente pujante.

Relacionarse con sus habitantes es parte de la experiencia. Los gauchos recuerdan fervorosos la Gesta Heroica del Éxodo Jujeño y, también, buscan mantener las costumbres y tradiciones de la vida rural. Sus edificios icónicos, como la Casa de Gobierno y el Salón de la Bandera de neto estilo francés; la Iglesia Catedral Basílica Menor, el Cabildo y los museos Histórico y el Arqueológico, ayudan a comprender los siglos pasados.

A la par, aunque agitada, la calle principal invita a paseos tranquilos en peatonales, shoppings y galerías, o simplemente a disfrutar de un momento de tertulia en alguna de sus confiterías aguardando por la hora del almuerzo, en restaurantes regionales o de clase gourmet y luego sí, cumplir con la rigurosa e ineludible costumbre provinciana, la siesta, o un buen tratamiento de spa con vista a los cerros para, más tarde, disfrutar de las noches estrelladas, con sabores locales, música en vivo y el hechizo de las peñas.

Durante todo el año es posible la visita a esta ciudad norteña ya que cuenta con opciones de alojamiento, gastronomía y servicios para todos los gustos y posibilidades. Ya sea en familia, con amigos o en pareja, es posible apreciar los encantos de San Salvador de Jujuy en cualquier temporada, que cada una expondrá su particular encanto. O llegar para compartir especialmente alguna celebración, como la conmemoración del Éxodo Jujeño, la Fiesta Nacional de los Estudiantes, el colorido Carnaval, la Navidad, los Encuentros de Adoradores de Pesebres, o en el mes de la Pachamama, cuando se rinde homenaje a la Madre Tierra.

 

A Jujuy se llega en avión, al aeropuerto Gobernador H. Guzmán, en ómnibus o en auto, por la RN 9, RN 34 y RN 66 desde el Sur; por la RN 52 y RN 9 desde el Norte.

  • Ver Mapa