Santa Cruz, tierra de colores y contrastes

Santa Cruz cuenta con una gran diversidad de paisajes, montañas, lagos, bosques y ríos que atraen a aficionados y profesionales en busca de capturar fotografías maravillosas. Todo en un entono natural increíble.

Independientemente del rincón de Santa Cruz elegido, captar con la cámara fotográfica aquellas escenas indescriptibles en palabras, fijando en el tiempo las sensaciones de un momento, aparece como un complemento más que perfecto del apasionante avistaje de flora y fauna o de una navegación por lagos y glaciares.

A lo largo y a lo ancho de toda la provincia existen lugares que van a dejar hasta al más eximio de los fotógrafos con la boca abierta: grandes lagos, cerros nevados, ríos y glaciares, sin dejar de mencionar los amaneceres y atardeceres increíbles. 

Los equipos de profesionales, familiarizados con las condiciones del lugar, asisten a los viajeros que quieren aprender o mejorar su técnica y los experimentados aplican todos sus conocimientos. Hay que saber disparar la cámara en una noche estrellada, cuando la nieve encandila, o cuando un animal se cruza frente al lente tan rápido, que es difícil retratarlo. La accesibilidad de algunos lugares facilita las jornadas dedicadas a esta práctica y también hay espacio para las grandes aventuras, esas que implican resguardar el equipo del agua para cruzar ríos por caminos inhóspitos hasta alcanzar puntos increíbles donde los visitantes quedan sorprendidos gratamente por el marco natural.

Los desafíos son muchos y eso alimenta las ganas de recorrer y fotografiar toda la región en busca de luces y sombras; es una actividad que se realiza todo el año y permite adquirir diferentes tomas de manera solitaria, en familia o con amigos, con guías o por nuestra cuenta, haciendo noche en estancias o en la variedad de hoteles que presentan las localidades de El Calafate, El Chaltén o los Antiguos. Al ir a dormir, la sonrisa al repasar las postales obtenidas a lo largo del día será enorme.

 

A Santa Cruz se llega en avión, al aeropuerto Río Gallegos o al Internacional Cte. Armando Tola, en El Calafate. También en ómnibus o en auto, por la Ruta 40 y la 3.

 

  • Ver Mapa

Experiencias Relacionadas