Termas de Sáenz Peña: un oasis de relax para sentirse bien

Las termas de Sáenz Peña proponen desconexión entre aguas calientes, horas de piletas climatizadas y gastronomía saludable. Date el gusto de relajarte y olvidarte del estrés en esta ciudad llena de encantos.

Buscando escapar de la rutina se emprende camino a Sáenz Peña. Motivados por el agua caliente en pleno invierno y las propiedades curativas de las termas, se comienza el viaje por la Ruta Nacional 16, que conecta directamente con un paraíso.

El plan es excelente, llegar al hotel entre mates y chipás, dejar el equipaje y almorzar para ambientarse con la calma del lugar. Ya en el complejo termal, la música suave y los aromas relajantes dan la pauta de que se está en un oasis de tranquilidad. El vapor y las burbujas invitan a una pronta inmersión.

Durante la estadía –¡una escapada de fin de semana o todo lo posible!- se repiten los baños termales todos los días y se sienten de inmediato los beneficios; el relax en el cuerpo, la mejoría de algún dolor que se acarreaba, el hormigueo en la nuca y la piel más suave.

Esta fuente de juventud llena de encantos se puede combinar con masajes o la pileta climatizada del lugar, donde pasar horas enteras sin darse cuenta, hipnotizados por el sonido del agua al caer. Para seguir con los cuidados y el bienestar, comer algo sano y tomar un jugo recién exprimido con frutas de la zona es ideal. La práctica se repite con gusto hasta recargar las pilas antes de volver a la rutina.

La ciudad cuenta con hoteles y restaurantes de variadas categorías para satisfacer todo tipo de expectativas y, ahí mismo o en los alrededores, hay mucho por hacer. Desde ser parte de la Fiesta Nacional del Algodón que se realiza cada año, hasta visitar el Parque Ecológico Municipal, o la famosa Casa Cruz de la familia Ivanoff, conocida por sus leyendas que, aseguran, incluyen ruidos nocturnos de sulkys y tranqueras. Así, el relax está garantizado, pero también la diversión, el ocio y la preciosa sensación de volver con unos años menos, que no es poco.

 

A la provincia de Chaco se llega en avión, al Aeropuerto Internacional Resistencia, en ómnibus o en auto, por la Ruta 11 o la 16. Sáenz Peña se encuentra en el centro chaqueño, a 158 kilómetros de la capital, y se puede acceder en ómnibus o vehículos particulares por la Ruta Nacional 16 (también cuenta con aeropuerto para vuelos charters). 

  • Ver Mapa