Tesoros en los espejos de agua de Entre Ríos

Pejerreyes y dorados danzan en los ríos entrerrianos y desafían a los visitantes. La pesca con devolución brinda alegría y calma en un contexto natural con encanto litoraleño.

Los viajeros permanecen durante horas en el mismo lugar. Sin embargo, ven diferentes paisajes a lo largo del día. Es que en Entre Ríos los pescadores experimentan postales llenas de magia; que van del brillo del rocío a los rayos de sol, de las sombras de la siesta a las estrellas de la noche, siempre a la espera de atrapar el pez dorado más grande.

La pesca deportiva atrae a cientos de visitantes a esta zona del litoral en la que el contacto con la naturaleza está siempre presente. Concordia, La Paz, Victoria, Diamante, Gualeguay, Santa Elena, Villa Paranacito, Paraná, Puerto Yeruá, Santa Ana, Liebig… La lista de destinos donde arrojar la línea es extensa y tentadora y se halla inmersa en un ambiente de relax y tranquilidad.

La jornada comienza bien temprano para aprovechar el día. Los baqueanos del río aconsejan a los pescadores con las mejores estrategias para tener éxito por estos pagos y las anécdotas también se suceden entre mates y risas. Desde la costa o en la embarcación se aguarda hasta que llega el esperado momento en que el pez pica. Entonces hace su aparición la adrenalina, los pescadores hacen gala de su desempeño. Se devuelve el animal a su hábitat natural así que se da paso a ese momento memorable. Se deja ir a la pieza y con esta acción se está dando forma a un legado para generaciones futuras.

En una escapada o una semana dedicada a la actividad, con guías expertos y los equipos necesarios al alcance, las cabañas aguardan a los amantes del deporte desde septiembre hasta abril para atrapar al dorado, y de abril a agosto para encontrar pejerreyes. Son meses y meses de oportunidades para enfrentarse a los desafíos más buscados en medio de un entorno que impone un ritmo sagrado.

 

A Entre Ríos se llega en avión al aeropuerto General Urquiza; en ómnibus o en auto, por la ruta provincial Nº 39, las ruta nacionales Nº 127, Nº 12 y Nº 14. El parque nacional El Palmar se encuentra sobre el Km 199 de esta última ruta.

 

  • Ver Mapa