Travesías por las tierras cambiantes de Santa Cruz

Paisajes agrestes y obstáculos naturales convierten en todo un desafío los recorridos en 4x4 por la provincia patagónica que cobija paisajes tan increíbles como El Calafate, el cerro Fitz Roy y el Lago Argentino.

Para los amantes de la aventura, realizar una travesía en 4x4 en Santa Cruz implica acceder a lugares únicos. Son paisajes agrestes en los que las condiciones del terreno proponen superar obstáculos naturales como ríos, caminos angostos, huellas poco transitadas y pendientes; y cada una de esas características vuelve más divertido y atractivo el desafío. Es lo que buscan los viajeros en estos pagos patagónicos llenos de tierras vírgenes y paisajes alucinantes.

Los protagonistas disfrutan aventuras que incluyen panorámicas cautivantes de El Calafate y el Lago Argentino desde miradores naturales. La Cordillera de los Andes, con su nieve eterna, y la zona de glaciares conforman una combinación única que parece salida de una película de fantasía. Los visitantes afortunados que lleguen con buen clima, de yapa, admirarán el imponente cerro Fitz Roy y el Torre, figuritas que todos quieren completar en sus álbumes.

En la ruta no faltan el mate caliente ni las paradas espontáneas para sacar fotos cuando se cruza un animal o atardece de todos los colores. Hacia el norte, desde Los Antiguos se recorre un itinerario escénico que asciende desde los 200 hasta los 1500 metros por el camino del Zeballos, la zona más alta de la Patagonia austral. Allí, el paisaje cambiante permite divisar postales tan distintas entre sí como la estepa, el tupido bosque andino, pastizales y alta montaña, para terminar en el mirador del monte San Lorenzo.

Al recorrer las huellas de la provincia, la emoción llega con cada horizonte nuevo. El sonido del motor vuelve a encenderse, el viento acompaña y algunas piedras ruedan detrás de los vehículos. Son señales de que todo va bien por el camino.

 

A Santa Cruz se llega en avión al aeropuerto internacional Piloto Civil Norberto Fernández, en Río Gallegos, o al Internacional Cte. Armando Tola, en El Calafate. También en ómnibus o en auto, por la Ruta 40 y la 3

  • Ver Mapa