Un paseo por la inspiradora Cuesta del Portezuelo

El magnífico paisaje de esta cuesta norteña, con sus tonos de verde y sus vuelos de cóndor, fue musa de la conocida zamba Paisajes de Catamarca. Date una vuelta en una escapada y, de paso, degustá dulces regionales.

“Desde la Cuesta del Portezuelo, mirando abajo parece un sueño. Un pueblito aquí, otro más allá, y un camino largo que baja y se pierde”, cantan Los Chalchaleros en una de sus famosas zambas, Paisajes de Catamarca. Pero no sólo por eso esta cuesta es la más famosa de la provincia. Su belleza justifica haber inspirado la canción y regala a los visitantes una vista privilegiada de la ciudad y de sus valles, de mil tonos verdes.

Mate de por medio, en familia, con amigos o en una escapada para la conexión con la naturaleza y con uno mismo, visitar este rincón de la Argentina es sumergirse en un cuadro típico y lleno de bondades. El aire puro, los colores de la vegetación en contraste con el cielo despejado y los ranchitos sencillos con patios de tierra invitan a relajarse y disfrutar del desapego, en la inmensidad del valle.

Es un paisaje bien típico de la zona y el camino que históricamente une al este con el valle central. Hoy en día, sea en un paseo en auto o en el marco de una excursión desde la ciudad de San Fernando del Valle, brinda la misma felicidad y el encuentro con la exuberante naturaleza, que se da en compartir la vista gratificante que regala la cumbre, la brisa pura que alivia el recorrido y el avistamiento de majestuosos cóndores que pasan extendiendo sus alas abrazando el cielo en total libertad.

Desde San Fernando del Valle se realiza el paseo a la cuesta, a unos 20 kilómetros de la ciudad y a 1680 msnm. Es una oportunidad única para conocer este famoso paraje que inspiró nuestro folklore popular y también para degustar y comprar dulces, licores y confituras locales. Los gaznates, los rosquetes, la torta de turrón, los dulces de lima, cayote e higo, y las típicas nueces confitadas coronarán el placer de disfrutar de este inspirador panorama, así que mejor no olvidar el equipo de mate.

 

A la provincia de Catamarca se llega en avión, al aeropuerto Felipe Varela, en ómnibus o en auto por la RN 60, la RP 43 y la RN 40.

  • Ver Mapa

Experiencias Relacionadas